Ya llegó la NavidadNavidadDulceNavidad

¡Poned ensaladas en vuestros días navideños y en vuestros corazones! Somos conscientes de que estas fechas nos conducen tortuosamente hacia la “perdición”, pero de verdad, sabed que… la suerte no está echada. Por cierto, ¿os habéis planteado que la felicidad no depende de una comida copiosa y disbalanceada? Un magnífico encuentro con vuestros amigos, familiares y seres queridos no se va estropear por una menú saludable. ¡No! Es cierto, que la mesa en estos días es objetivNavidado de muchas atenciones; entonces, quizá estéis de acuerdo conmigo en que un menú variado y original pueda despertar mayor interés y curiosidad. Para poner una nota de color, comparto esta ensalada navideña mejicana (abajo dejo el enlace). Se trata de una receta simple y llanamente, una receta más, como tantas de las que me proponéis en consulta. 
En fin…por último, si iniciáis cualquier cambio en este sentido, vosotros, a vosotros mismos os estaréis más que agradecidos.
Quiero aclarar que en el texto descriptivo de la receta dice que viene bien hacer una ruptura con los carbohidratos en temporada de vacaciones. Quienes me conocéis sabéis que es algo con lo que no estoy del todo de acuerdo…;)

Cojan sus agendas!

Taller

Ya venimos anunciando en las redes sociales este I Taller de Educación Nutricional que se celebrará el próximo martes 15 de septiembre a las 18.30 en Diaitas.

Estamos buscando una fórmula, amena y práctica para aprender sobre dietética y alimentación y cuidar así de tu salud. Es la primera sesión de un ciclo de talleres (ya iremos informando de las próximas fechas) que estamos organizando en Diaitas. Tienen como objetivo promover una alimentación sana y equilibrada. Y sobre todo, pasar un rato agradable. Trataremos temas muy muy prácticos que seguro te van a resultar muy útiles a la hora de organizarte con la comida.

¡¡¡100% recomendable para aquellas personas que no se han decidido a hacer dieta o que están nada más que un pelín hartas de ellas!!!

Llámanos al 622 20 48 47 o escribe un correo a info@diaitas.com para reservar tu plaza.

Estamos en:

¡ME HAS PUESTO MUCHA COMIDA! ¿con esta dieta perderé peso? 2/2

(continuación) Ahora sí, paso a describir los rasgos nutricionales más llamativos de los menús que comenté en la última entrada. MENÚ A:

  • Aporte energético: 1935 kcal
  • Hidratos de carbono: 44,71% (230 g) de los cuales azúcares simples 79,31 g.
  • Proteínas: 18,49 % (100,29 g)
  • Lípidos: 36,8 % (86,49 g) de los cuales: 10,61% son ácidos grasos poliinsaturados, 9,78% son saturados y 16,4% son monoinsaturados.
  • Colesterol: 142 mg
  • Fibra: 49,3 g
  • Hierro: 17,4 mg
  • Calcio: 1.257 mg
  • Ácido fólico: 667 mcg
  • Vitamina K: 148,1 mcg

MENÚ B

  • Aporte energético: 2.367 kcal
  • Hidratos de carbono: 51,81 % (307,29 g) de los cuales azúcares simples 113,27 g.
  • Proteínas: 15,05 % (93,86 g)
  • Lípidos: 33,14 % (89,53 g) de los cuales: 4,11% son ácidos grasos poliinsaturados, 13% son saturados y 16,03 % son monoinsaturados.
  • Colesterol: 357 mg
  • Fibra: 30,2 g
  • Hierro: 17,58 mg
  • Calcio: 1.065 mg
  • Ácido fólico: 249 mcg
  • Vitamina K: 39,1 mcg

Aunque pareciera mentira, el MENÚ A (descrito en la entrada anterior), el que contiene más cantidad y variedad de alimentos es el que “menos engorda” (para que todos nos entendamos).

Su aporte energético es notablemente inferior al menú B, habiendo 432 kcal. de diferencia. Suficiente para que se produzca una pérdida de peso si lo acompañamos con ejercicio.

No pretendo “vender” el menú A como si fuera fantástico y maravilloso, no. Pero es que…comparado con el otro vemos que contiene más % de ác. grasos monoinsaturados y menos % de ác. grasos saturados (a pesar de que el % de lípidos totales sea mayor). Aporta menos gramos de colesterol y mucha menos cantidad de azúcar.

He escogido 2 minerales a comparar, hierro y calcio. El hierro está prácticamente igual, y el calcio está en menor cantidad en el menú B. Tengo que decir que no es necesario que el calcio esté en 1.200 mg en la alimentación de una persona en situación normal.

Otro ejemplo más, el menú A es más rico en ácido fólico y la vitamina K, simplemente porque está compuesto por alimentos de origen vegetal. Añado: ¿quien dijo que hace falta suplementos vitamínicos mientras haces dieta? (en situaciones normales).

En resumen, si quieres adelgazar, la energía de la dieta es un pequeño de sus muchos detalles . Detente en la calidad nutritiva de los alimentos que la forman, la variedad de tu cesta de la compra ó las recetas familiares. Pero si vamos más allá, si vamos a por otro detalle, ¿estás de acuerdo en pensar que lo realmente importante es que elijas tu modo de alimentación? Vale, sí, es cierto que las grasas en exceso son perjudiciales, que formamos parte de una población cada vez más obesa, que los azúcares refinados no aportan nutrientes, etc… Pero también es cierto que deseamos comer esos alimentos (ricos en grasas, azúcares, con mucha sal…) por poco saludable que sea. Esto es muy respetable, es una realidad que ahí está ahí y … ¡es que nos gusta eso! ¿Por qué negarlo? ¿Por qué prohibirlo?. Por lo tanto, entiendo y así transmito en mi consulta que cambiar nuestros hábitos de alimentación (algo tan arraigado en nosotros) se hace por convicción, voluntad, elección propia o a modo de trabajo personal.

¡ME HAS PUESTO MUCHA COMIDA! ¿con esta dieta perderé peso? 1/2

Son muchas ocasiones en las que el paciente, interesado en perder peso, me hace esta pregunta. Esto suele ocurrir en el momento final de la entrevista, cuando ve la dieta impresa (a pesar de que hemos ido acordando los platos durante la consulta). La verdad, es fácil imaginarse un mogollón de comida, como si de un “buffet libre” se tratara. Y cada vez he intentado dar una explicación sencilla y concreta aunque mejorable. 5795802363_2285a53945_m

La mayoría de las veces la justificación ofrecida al paciente no ha sido suficiente y ha tenido la necesidad de volver más de una vez a la consulta para creer (¡por fin!) que una alimentación saludable, realmente es saludable y efectiva en el tratamiento del control de peso.

Ahora vuelvo a reformular esta cuestión que surge tan a menudo:

¿Cómo es posible que haciendo 5 comidas diarias y variadas

no tenemos por qué estar comiendo de más?

Pensando sobre el tema y ofrecer una mejor respuesta, se me ocurrió diseñar dos menús de un día cada uno para compararlos entre sí. Los describo a continuación.

MENÚ A

Este es el menú propio de una persona que come de todo sin privarse de nada. Eso sí hace una selección de alimentos saludables y presta atención a la cantidad, especialmente de la grasa.

MENÚ B

Escuchando a personas y personas que quieren adelgazar, que lo intentan (haciendo ejercicio y comiendo “poco”) pero que no lo terminan de conseguir, he podido realizar este menú tipo.

Desayuno

Leche desnatada (1 vaso, 200 g) con o sin infusión (sin azúcar).Tostada de pan integral (50 g) con aceite (10 g) y tomate (10 g) con fiambre de pechuga de pavo (1 loncha, 30 g).

Este es un desayuno corriente y moliente diría yo, a base de leche desnatada, pan, aceite de oliva, tomate y un poco de fiambre magro.

Media mañana

1 manzana mediana (180 g) y leche desnatada, algo menos de 1 vaso, para tomar con café o té (175 g), sin azúcar.

Igual que el desayuno, no es que sea algo extraordinario, pero son alimentos que perfectamente puedes tomar en el trabajo. Incluyo una fruta, porque dicen por ahí que es recomendable tomar fruta diariamente. Y continúo con leche desnatada, incluso si salgo a la cafetería.

Almuerzo

Ensalada de lechuga (40 g), tomate (30 g) y cebolla (13 g), pimiento (10 g) y aceite de oliva (3 g). Cocido. Ingredientes: Garbanzos (70 g), muslo de pollo (50 g), zanahoria (20 g), patata (20 g), cardo (20 g), judías verdes (20 g), puerro (5 g) y apio (5 g).

Pan integral (30 g) y 1 plátano mediano (115 g).

Una comida típica de nuestra tierra. Quizá el cocido ponemos menos en casa cuando aprieta el calor. Con pan y plátano, porque he llegado con apetito, y si no tomo algo dulce es como si no terminara de comer.

Merienda

Naranja (200 g) y nueces (20 g). ¡Comería más cosas! Pero me he propuesto cuidarme y como insisten tanto en que la fruta y los frutos secos son beneficiosos para la salud, ¡ahí van!

Cena

Pisto. Ingredientes: Patata (70 g), tomate (70 g), pimiento (60 g), calabacín (50 g), cebolla (35 g), aceite de oliva (9 g) y ajo (4 g).Pollo al curry. Ingredientes: Pechuga de pollo (134 g), cebolla (45 g), uvas pasas (22 g), aceite de oliva (6 g) y curry (1 g).

Pan integral (30 g) y yogur desnatado (1 unidad, 125 g).

Un plato de verdura, una  ración de pollo bien condimentada, pan y yogur está muy bien para una cena. No quiero pasar la noche con una indigestión, además los niños tienen que acostumbrarse a vernos comer de todo desde pequeñitos.

Desayuno

Leche entera (1 vaso, 200 g) con o sin infusión (sin azúcar). y bizcocho (1 porción individual, 70 g).

Empieza con un desayuno rico y rápido con leche entera porque total, “tampoco hay mucha diferencia con la desnatada”. Y el bizcocho, es un trocito chico, tampoco será para tanto…. Sin azúcar, para compensar.

Media mañana

Leche entera, algo menos de 1 vaso, para tomar con café, 175 g.

Avanza la media mañana y lo que toma es un café con leche para no pasarse mucho y así nivelarlo con el desayuno. Sin fruta porque no está en nuestros hábitos, además la fruta tiene azúcar, ¿no?. Aquí, puede que aparezca el sentimiento de culpa por el “trocito chico de bizcocho”.

Almuerzo

Ensalada de lechuga (70 g), tomate (60 g) y cebolla (24 g) y aceite de oliva (6 g). Aproximadamente es una ración individual, como primer plato. y pechuga de pollo a la plancha (150 g) y aceite de oliva (4 g).

1 pera de tamaño mediano-grande (175 g).

Para seguir compensando, cómo vamos a rechazar la comida típica de dieta ensalada y pollo a la plancha. Sin pan, claro está, porque “el pan engorda”; pero con fruta, aquí sí.

Merienda

Zumo de naranja (1 vaso, 200 g) con galletas maría (70 g).

En la merienda, pues…tomaré un zumito que total, es natural con unas galletitas (en principio iba a coger 2-3, pero me he quedado con ganas y he cogido un par de ellas más.

Cena

Pizza marinera (equivalente a una porción individual, 300 g) y natillas (1 unidad, 125 g)

Y ahora llega la merecida cena tras un intenso día de trabajo. Algo rápido, que entre las horas que son y el hambre que tengo. Pero ahora no voy a cocinar ni verduras ni otra cosa, que tengo hambre… De pan ni hablemos… ¿y de postre? Unas natillas, porque no tomé lácteo en la merienda y ¡están muy ricas!

Antes de continuar con el análisis, os pregunto ¿cuál de los dos menús pensáis que aporta más energía? Ojo, la energía no por sí sola no es lo más importante en la alimentación de una persona, pero sí lo que más suele preocupar cuando uno hace una dieta para perder los kilos de más.

¿Qué piensas sobre “hacer dieta”?

Te llevará sólo unos segundos rellenar esta encuesta y te aseguro que la información es muy útil. Así podemos conocer más sobre tu opinión como paciente y ofrecer un mejor servicio. ¿Te animas?

La alimentación en la más tierna infancia

Buenas tardes! Esta entrada de blog la dirijo a aquellas personas que de algún modo u otro ejercen alguna influencia sobre la alimentación de los niños:
padres, titos, abuelos, educadores, colegas dietistas-nutricistas, etc… Os dejo el enlace de unas recomendaciones alimentarias para bebés de 0 a 3 años, que realicé el verano pasado. El objetivo primordial es divulgar y concienciar a los adultos de la importancia que tiene la alimentación desde la primera infancia. En el documento voy explicando cómo debemos ir modificando la dieta del bebé hasta llegar a una alimentación “de niño mayor”. Por último, quiero destacar que son recomendaciones generales para niños que no presentan problemas de salud; así que la última ultimísima palabra la tiene el pediatra.  Espero que os guste!     babyEATING

Guia Alimentaria Bebés 0 a 3 años de edad

Licencia de Creative Commons

Recomendaciones alimentarias para un crecimiento y desarrollo saludable de bebés entre 0 y 3 años de edad by Lucía Calero López is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.

¿Qué enfermedades pueden mejorar con la dieta?

La alimentación influye sobre nuestro estado de salud. Es imprescindible un buen diagnóstico médico, seguido de la indicación y aplicación de un programa dietético adecuado. Todo con el único objetivo de mejorar la situación y calidad de vida de las personas. En los años que llevo ejerciendo lo he podido comprobar en personas diagnosticadas de:

– diabetes, hipertensión, hiperuricemia, hipertrigliceridemia, obesidad, enfermedades renales, patología cardiovascular, síndrome de cólon irritable, síndrome de intestino corto, alergias alimentarias, insuficiencia renal, histaminosis, litiasis biliar, síndrome metabólico, diverticulosis, diverticulitis, osteoporosis, lesiones musculares por sobreuso, necrosis avascular de cadera, linfedema y lupus –

Es asombroso.